Facebook Twitter Google +1     Admin

Mas de 875 millones de pesetas, cuesta en un solo hospital del SERGAS-año 2006- los permisos, licencias e IT de su personal

Tenía pendiente de hacerles partícipes a vds , de determinadas  cuestiones que consideré “curiosas” al analizar la auditoria que el Tribunal de Cuentas de Galicia, hizo sobre un Hospital del SERGAS ubicado en la Provincia de Lugo, efectuado a lo largo de los ejercicios 2004,5 y 6. Como en diversas ocasiones he explicado, yo aporto mi opinión de ciudadano basada en la lectura y análisis de datos, por tanto, no es mi intención reinterpretar lo que los documentos consultados pretenden, exclusivamente opinar al respecto de  lo contenido.

 

La sanidad pública, está lastrada por diversos problemas, que si bien pueden estar siendo analizados por las sucesivas administraciones y tratando de evitarlos o corregirlos, se encuentran con la oposición política de turno, la del propio personal e incluso con la de parte de ciudadanía, que en este caso, suele estar deficientemente informada y convenientemente manipulada.

 

Los puntos débiles detectados por esta auditoria, supongo yo que se estarán tratando de corregir, pero la oposición, en las diversas vertientes a las que aludí, ya está en marcha calificando como ataques, lo que pudieran ser pasos para esas correcciones. Vamos pues con mis opiniones  acerca de esos puntos débiles detectados.

 

Dicen los auditores, que el gasto de personal constituye el principal subconjunto del gasto total sanitario, reflejando la complejidad organizativa imperante, y, que desde una perspectiva pública, debe responder a los principios de economía, eficacia y eficiencia. Resalto esto, por qué algunos colegas míos, destacados en la defensa de la sanidad pública, creen que el principio económico es secundario al servicio a aportar, con lo que, también, conllevaría eliminar el principio de eficiencia, cuando menos .

 

Reseñan también, que la prestación efectiva de trabajo, se ve mermada legalmente

por ciertas licencias y permisos por incapacidad laboral (IT), pero también por determinadas conductas individuales de ausencia, que no califican de, legalmente

, como en el caso anterior, por tanto, presuntamente, no son legales esas ausencias. A lo que hay que añadir, que reconocen una tendencia a incrementarse, en los últimos años, las ausencias, legales y no legales; lo que merma la jornada real o efectiva de trabajo, lo que origina un incremento del gasto público, consecuencia de tener que cubrir esas ausencias. Aclaran, además, que ese aumento de gasto público, no eficiente, minora los recursos para otras prioridades de política sanitaria

 

Hete aquí, un probléma que, si bien debe corregir la administración de turno del SERGAS, la parte de la sociedad que anda involucrada en la mejora de la sanidad, debería debatir para coadyuvar a implantar políticas que eliminen este punto débil. Me refiero, por ejemplo, al Consejo Gallego de Salud y a las Comisiones de Participación Ciudadana, operantes, estas últimas, singularmente para cada área sanitaria. Son, por lo que yo sé, los sindicatos, quienes “sostienen” esta situación que como quedó dicho, es un gasto ineficiente que atenta contra la sostenibilidad del Sistema.

 

Por ende, añaden, que  el conocimiento  de las causas, tamaño y consecuencias del absentismo, tiene incidencia en el clima laboral y en la propensión a un correcto desempeño  del servicio y de su calidad.

 

Tengo referencias directas de personal de hospitales, que se quejan amargamente de la laxitud en el consentimiento de estas prácticas, que afectan singularmente a determinados estamentos, que no a todos. De ahí, que entienda bien, el que los auditores relaten que originan mal clima laboral y tendencia a relajarse en el trabajo.

 

Apuntan también, que para el absentismo derivado de IT, incapacidad temporal, que debe, necesariamente, ser prescrita por un facultativo, se hace necesario determinar con precisión el origen de la información, sentada como oficial, su veracidad y soporte documental. Creo que no es elucubrar el decir, que están poniendo en duda esos aspectos resaltados, o dícho de otra manera, hay previsión de, presunto, fraude

 

Señalan, además, que en general y en referencia a la totalidad de los conceptos que integran el absentismo manejados por éllos, se da una correcta mecanización de datos, por parte de RRHH, en lo que respecta a personal sanitario y no sanitario, pero no en el facultativo, para lo cual disponen de un programa informático específico destinado al registro de las incidencias con especial repercusión en nómina. Esta cualidad de la incidencia de poder repercutir en nómina, suponemos que es la causa de que no se mecanice correctamente los datos, con ello, se obvia, presuntamente, que el valor de la nómina, se vea alterado a la baja

 

Advierten, los auditores, que se han dado circunstancias que condicionaron el resultado de su análisis, lo que puede llevar a una falta de representatividad de la información, señalando como aspectos fundamentales,  en este sentido, la falta o deficiente justificación de las bajas inferiores a cuatro días

 

A la hora de ponerle cifras a estas incidencias- puntos débiles les denominé yo- y sin perjuicio del análisis cuantitativo específico correspondiente a cada apartado, el costé total del personal activo derivado de las faltas por permisos, licencias e IT, en el año 2006, y para el Hospital auditado, ascendió a 5.262.401 euros ( 875.589.852 Pts) ¿…?, habiendo incrementado 1.081.558 euros ( 179.956.109 Pts) – 25,87%- en el periodo 2004-06. Dentro de estos, lo gastado en sustituciones, fue 4.709.784 euros ( 783.642.120 Pts)

 

Creo, queridos lectores, que esto refleja un serio probléma. Por eso, es indignante que la sociedad civil, haga seguidismo de los causantes de este tremendo gasto, en sus acciones tendentes a perpetuarse en esta situación. Lo repetimos, esto es relativo a un Hospital de la Provincia. Imagínenme, la mareante cifra que puede resultar de todo el Sistema.

 

Hoy lo dejamos aquí, pero continuaremos analizando el informe base.

 

 

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris