Facebook Twitter Google +1     Admin

Leyendo estos datos, diría un inglés,I am speechless ( me quedé estupefacto ó mudo) y ¿vds?

Continuamos leyendo el informe del Consejo de Cuentas de Galicia, referido a un  Hospital de la Provincia de Lugo, y traemos a esta página, aquellas circunstancias que nos parecen llamativas.

 

Estamos leyendo ahora, lo relativo a IT, que son bajas por incapacidad temporal, derivadas de algunas de las siguientes circunstancias: enfermedad común, accidente de trabajo, enfermedad profesional y accidente no laboral

 

Los días de baja originados por todo el personal, 1.974 personas, en el año 2004, supusieron 59.595 días. Lo que conlleva a que, relativizándolo, cada empleado estuvo 30 días de baja/año. Para el 2005, los días de baja fueron 68.202 para 2012 trabajadores; por tanto 33,9 días/trabajador/año. Mientras que en el 2006, bajaron hasta 65.600 días de aunsencia, para 2058 trabajadores y el ratio fue de 31,87dias/trabajador/año

 

Es evidente, que desconsiderando cualquier análisis pormenorizado, los datos producen inquietud. Si, además, tenemos presente que estas bajas han producido sustituciones en números de más de 51.000, 57.000 y 56.000días/año, para los años 04,05 y 06 respectivamente, la inquietud se incremente por una doble razón; primero, porque entendemos que los sustitutos deben salir de la propia plantilla, lo que estaría incrementando la carga de trabajo de una manera severa para los sustituidores, y, ello no favorece, ni la necesaria frescura para el desarrollo de su quehacer cotidiano, ni su resistencia física; segundo, alrededor de 50 puestos de trabajo/día/año, afectando a las diversas categoría profesionales, están siendo pagados dos veces, en el caso de que las sustituciones, no se coticen por encima del salaria estándar¿…?

 

Estas bajas por IT, licencias y permisos excluidos, suponen que, durante el año 2004 las bajas diarias, a lo largo de todo el año,  para una plantilla de 1974 trabajadores, fueron 163. Esta dato para el 2005, asciende a 187/ 68.202 trabajadores y, para el 2006 descienden hasta 180/ 65.600 trabajadores. Nos llama la atención, que existan dos colectivos con ratios muy diferenciados, al alza, con respecto al resto; enfermería y aux. d enfermería, se mueven entre 40 y 50 personas de baja cada día del año

 

También nos llama la atención, que, según pone  de manifiesto en la auditoría:

 

-No exista un protocolo que “criterice “ como actuar cara a las sustituciones. Aunque, aludiendo a lo corta de la plantilla, se tiende a sustituir toda ausencia.

-No exista justificación, mediante informes, de la necesidad de la sustitución

-Que sea la propia unidad donde presta servicio, su responsable,  el/la ausente, quien adopte la decisión de la sustitución mediando, exclusivamente, una solicitud de cobertura de personal, sin que figure que órganos lo solicitan y autorizan.

 Sin presuponer nada, esta actitud parece que responde a aquel dicho de “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me como”.

 

Es la enfermedad común, la que aporta el 88% de las ausencias. Esto podría ser una circunstancia estándar, pero si lo leemos sobre las cifras, quizá nos aparente llamativa. Más 53,60 y 57 mil días/persona se han perdido a lo largo de los años 04, 05 y 06, respectivamente. Relativizado estos datos, supone que en el 04, cada empleado del Centro estuvo 26,8 días enfermo; en el 05, 29,8 días y en el 06, 27,7 días. Pero además, la enfermedad común, afectó más a determinados colectivos: facultativos, enfermeros/as, técnicos especialistas y administrativos. Esta curiosidad, la define el auditor como comportamiento de grupo   de carácter estructural ¿…?

 

Otra curiosidad relevante, es que los accidentes de trabajo, que supusieron un % del órden del 9/11%, sobre días perdidos de trabajo entre 53 y 60 mil/año, afectó, básicamente, a dos colectivos: celadores y limpiadores.

 

Si, ya sabemos que todo esto tendrá una explicación, o varias, derivadas de las circunstancias laborables, ctc ctc. Pero a la vista de un profano, da la sensación de que se reparten los motivos de las bajas por colectivos.

 

No obstante, el auditor vé un amplio campo de acción para los departamentos de: salud laboral, riesgos y organización del trabajo, en aras de conocer y poner remedio al origen de tanta y tan selectiva afección contra la salud laboral, al menos

 

Otro punto descollante de la auditoria, es el que se refiere a la durabilidad de las IT, distinguiéndose cuatro periodos, que además de la importancia médica, también la tienen económica, para los propios trabajadores, para el centro y para el INSS. Así vemos,  que las enfermedades que no duran más de 4 días, suponen el 0,4-0,5%. Las que se mueven entre 5 y 15 días, suponen un 5,69%. En estos dos casos, los días de baja corren por cuenta del trabajador y/o del centro, según los casos.

 

Para las enfermedades que oscilan entre los 16 días y lo tres meses, el % se eleva al 34,97% y para los casos de más de tres meses, asciende hasta el 62,82%, y subiendo. Estos dos últimos apartados, abarcan el 95% de los 53 a 60 mil días/año de ausencias, y son los que debe compensar el INSS al centro hospitalario, además de necesitar de un diagnóstico médico, un tratamiento y una recuperación para incorporarse al trabajo.

 

Realmente, como diría un inglés, I am speechless, que podría traducirse por me quedé mudo o estupefacto. No sé vds

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris