Facebook Twitter Google +1     Admin

Entonces, si nos escucharían ¡ sin dudarlo!

Este final de semana, fue muy “florido” como consecuencia de la celebración de la efemérides de la promulgación de la Constitución del 78. Actos, entrevistas, ctc ctc, se han repetido desde oriente al occidente pátrio. Si se escuchan  con intención de oír lo que se dice, resulta muy interesante, luego, recopilar lo que más ha llamado la atención, si se ha tenido el cuidado de anotarlo. Yo lo hago, normalmente, cuando presto atención a este tipo de eventos. Ahora lo recuerdo para vds por si les resulta, como a mi, interesante o simplemente curioso.

 

Entrevistaban a la joven periodista, y lamentablemente víctima de ETA, Irene Villa, cuando dijo esto “por la libertad y la igualdad luchamos los periodistas, los jueces y mucha gente más”. ¡Ojala! Esa fuera la actitud genérica de los periodistas y jueces y esa mucha gente. Otro gallo nos cantaría a los ciudadanos de España. Es evidente que algunos de los ciudadanos pertenecientes a esos colectivos lo hacen, pero……Ayer mismo nos referíamos a la situación de la prensa ¡ en el mundo entero! y, cuando se está reconociendo carencias de: veracidad, objetividad, respeto y pluralidad, no es ello compatible con lo que Irene Villa, cree, se hace desde esta casta, como ayer yo la denominé.

 

¿Que decir de los jueces? Algunos, se adaptan a las circunstancias políticas de cada momento, para producir sentencias. Lo hemos vivido durante estos últimos cuatro años, de una manera muy diáfana. Pero, lo proseguimos viviendo en el tribunal de más alto rango político, con la sentencia del caso Estatut, por ejemplo. El que este tribunal pueda ser catalogado más de político que de jurídico, ya es una contradicción en si mismo, cuando se trata de juzgar si, acciones u omisiones, se adaptan o no a una Ley, (función reservada en un Estado de Derecho a los jueces jurídicos), que aunque nazca de un acuerdo político, toma el rango de Ley máxima a la que todas las demás, también generadas por  posteriores acuerdos políticos, con inferior rango de universalidad, o decisiones unilaterales políticas, deberán supeditarse.

 

Otra contradicción, la hemos oído en entrevista a la periodista Ana Díaz, Jefa de la sección de TV en el diario la Razón. España ocupa el vigésimo segundo lugar del mundo, entre los países que más visionan la TV.(Aquí no ocurre como en la enseñanza o en la sanidad, estamos en lugares de privilegio ¿…?). La periodista que debe hablar de TV cada día, lo atribuye a que “quizá no sea tan mala como algunos dicen”. Más adelante el entrevistador, con habilidad y, deduzco, porque no se cree eso, le pregunta si la crisis produce más televidentes, a lo que raudamente la entrevistada contesta afirmativamente. Si, desde que afloró la crisis, los ratios de audiencia han crecido¿…?. Por tanto, no sería descabellado colegir, que en España se ve mucha TV, a pesar de ser mala,! muy mala!, salvo excepciones, su programación, porque la capacidad económica  restringe fuertemente otras posibilidades de entretenimiento sin obviar la formación, que limita lo suyo.

 

En el Congreso de los Diputados, se desarrollaba una tertulia entre periodistas e intelectuales de carrera(catedráticos de Filosofía del derecho, por ejemplo). El director del programa, periodista de larga trayectoria, ejercida, dentro y fuera de España, vino a decir algo así ¡!si cada año hay que estar resaltando la bondad de la Constitución Española,”es que algo falla”, esto no sucede en Francia ni en U.K, por ejemplo ¡!. Es la primera vez, que escucho decir algo así. Yo estoy en acuerdo con esto, es más, siempre me he preguntado ¿Por qué nos tenemos que gastar tanto dinero, constantemente, en defender nuestro Sistema político? ¿Por qué, los políticos, tienen que estar, a cada instante, vendiendo que sus actitudes se corresponden con lo previsto por una Democracia?. Aplicar aquí, aquella sentencia de que “dime de lo que presumes y yo te diré de lo que careces” sería muy simple, pero….. a falta de razones más fundamentadas, no faltará quién/s se la queden.

 

Decía, el Presidente del Parlamento Español, entrevistado también en el seno de esa tertulia, que cuando la abstención es  elevada, y lo ha sído en muchas ocasiones relevantes, incluso muy elevada, la legalidad se mantiene, pero es indicativo de que los políticos no entran en las casas de los ciudadanos, en sentido figurado,claro. Decía también, que hay muchos representantes políticos, que no conocen sus distritos por donde son elegidos, o, que nuca los pisaron ¿…?. Todo ello cierto, en este caso. Por estas, entre otras, razones, él, el Presidente del Parlamento, afirma que es necesaria una nueva ley reguladora de las elecciones, que permita la relación directa del elegido con los electores, en lugar de que sean los partidos, sus cúpulas, o cupulillas, las que otorguen carta de representación a un ciudadano, que ni siquiera conocen los electores que le eligen. ¿Dónde hay que firmar?.

 

Esta nueva y deseada situación, contribuiría a una límpia de personajillos de la política. Ahora se votan las siglas de los partidos, que conlleva a una degeneración de la representatividad. El voto directo al aspirante a representante político,  al nivel que sea, conllevaría mayor transparencia en la gestión al poder darse libertad de voto. Cada político, defendería su estatus personal, que dependería directamente de los votantes de su distrito. Eso sería un paso determinante, para perfeccionar la democracia en su acepción de sistema representativo.

 

La actual situación en Foz, no sería factible. El teniente de alcalde cesado, no dependería de la Asamblea Local ni del stablishment provincial ni regional, dependería de sus votantes. Si hay ciudadanos que lo consideran su mejor opción para representarles en el Concello, él, debe ser su representante, no quién digan los personajes que integran el stablishmen. Una vez obtenida el acta de representante de x número de ciudadanos, su peso específico, el propio y el adquirido por el nº de votos, decidirá desde que lugar de la corporación ejercerá su trabajo.

 

Ahora, el teniente de alcalde, depende de los tequemenejes de sus potenciales opositores, dentro de su partido ¿A esto debemos aceptarlo como  democracia? En todo caso, es irracional, alguien/s a quién/s no va a representar, deciden por los ciudadanos quién/s deben ser sus representante/s . Quizá por eso, nos debamos gastar tanto dinero en hacer ver que esto es lo chachi. Seguro que por eso, los ciudadanos nos lamentamos cada día de que en los concellos, unos más y otros menos, no nos hacen ni caso, una vez pasadas las alecciones. Nuestro voto se lo hemos dado al partido, con el que no nos podemos entrevistar, en lugar de a una persona que para mantener su puesto y progresar, dependa de mi/tú voto concreto. Entonces, si nos escucharían ¡ sin dudarlo!



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris