Facebook Twitter Google +1     Admin

Breverías........

Una tertulia  en la radio. Se produce el siguiente diálogo, más o menos textual, teniendo como tema las entrevistas de Chusito Eguiguren:

Tertuliano 1.- Chusito estaría encantado de pertenecer a H.B. Se siente muy cómodo en compañía de dirigentes de H.B.

Varios tertulianos hablando a la vez.- Yo conozco bien a Jesús y nunca sería de H.B.. Yo también le conozco y digo lo mismo. También le conozco y digo lo mismo. Yo, digo  lo mismo

Tertuliano 2.- Él – Chusito – estuvo haciendo un buen trabajo, para el Gobierno y la lucha antiterrorista, entrevistándose con los abertxales. Se estuvo jugando la vida

Tertuliano 3.- Si no tiene afinidad con éllos- los abertxales – debió denunciarlos para que fueran aprehendidos aprovechando alguna de esas reuniones

Tertuliano 2.-Él – Chusito- no sabe donde están, por tanto, su denuncia no valdría para nada

Tertuliano 3.-¿Cómo que no sebe donde están? Si se vé con éllos, sabe donde se vé y con quién se vé, no hay duda.

Tertuliano 2.- (periodista vasco) También Aznar se reunió con éllos en Ginebra, o no se donde, y,  no los detuvo

Parece evidente, que el tertuliano 3, muy afín al socialismo, no solo, justifica las entrevistas con ETA “política”, de Chusito, si no que alaba esas actuaciones, y, por si acaso, aprovecha para meterle el dedo el ojo a la oposición del Gobierno. Este comportamiento, ya lo advertí en periodistas de Catalunya. Se pasan los programas exhibiendo sus cualidades democráticas, su imparcialidad política, pero cuando les aprietan las circunstancias, se delatan. Comulgan con la actitud nacionalista más radical.

En otra tertulia, el mismo día, pero en una radio distinta. El tema, el empleo. La conversación, la siguiente:

Tertuliano 1.-  La mejor garantía para un trabajador, es la de que se comporte como un buen profesional en su puesto de trabajo.

Tertuliana 2.- Las empresas abusan de las facilidades que les ofrece la Ley para el caso de trabajadores sin contratos indefinidos, especialmente.

Tertuliano 1.- No conozco ningún empresario que prescinda de un buen trabajador si no es por quiebra

Tertuliana 2.- Yo no estoy de acuerdo, todos sabemos que en las TV contratan a las maquilladoras por seis meses, y, al final las echan a todas, a las buenas y a las otras.

En un % muy elevado, las empresas las dirigen empresarios profesionales, ajenos a la propiedad o con una mínima participación en términos porcentuales, caso de los Bancos. Un empresario profesional  es el primer interesado en que la empresa obtenga sus objetivos - entre otras razones, porque se juega la mayor parte de sus emolumentos en ese trance, además de su propia estabilidad en el cargo - para ello, considero importante que el capital humano no esté integrado por malos trabajadores, que los hay, y no en un pequeño %. Está claro que la tertuliana 2 no solo no tiene experiencia como empresaria, si no, que desconoce el funcionamiento de la empresa. Trabajadores con un contrato de seis meses, son dificilísimos de evaluar, excepto que sean un desastre. Si el trabajador sabe que de su actitud depende la renovación de su contrato al cabo de seis meses, procurará cumplir, porque seis meses pasan rápido. En su día escribí aquí, que una auditoria del Tribunal de Cuentas de Galicia desarrollada en un Hospital, había detectado, con números por delante, que cuando una “tanda” de personal sanitario, no clínico, pasó de eventual a fijo, inmediatamente se incrementó el absentismo, en ese sector laboral del hospital, drásticamente. Quizá en el caso de los funcionarios y empleados públicos, este fenómeno de ocultar la personalidad laboral hasta que se es fijo, se véa más, pero ocurre también en la empresa privada.

Esta situación se ve extraordinariamente influida por dos cuestiones, a mi entender, y desde mi experiencia: Una de éllas, los convenios colectivos que implican salarios estándar por categoría o puesto de trabajo. Esto conduce a estandarizar, a la baja, el rendimiento laboral. El trabajador brillante, en términos de rendimiento, a base de observar que el “gandulete” percibe lo mismo, termina desmotivándose o yéndose en busca de un trabajo donde sea renumerado directamente por su rendimiento. Yo pude comprobar en primera persona, que con una renumeración directamente proporcional a: la actitud/ aptitud y  el rendimiento, aún salvando la subjetividad del evaluador, permite crear equipos de alto rendimiento y elevada estabilidad. La otra, se trata del tipo de contrato. En empresas medianas-pequeñas y pequeñas, el despedir a un trabajador “gandulete” , o varios, supone un coste, en muchos casos inasumible, por ello, soportan equipos de rendimiento “mejorable” que, en muchas ocasiones, provocan que el empresario/dueño, tenga que recurrir a la picaresca. Una de las causas de la “baja competitividad” de las empresas españolas, radica en lo que acabamos de relatar, por ello, los convenios colectivos están en el punto de mira, lo mismo que el tipo contrato, amén de la reforma de las Administraciones. Se dice, en sentido jocoso, que en España los funcionarios, 60% de 3,2 millones, y, los empleados de las administraciones, 40% de los 3,2 millones- estos generalmente se corresponden con puestos otorgados a dedo y a favor de familiares y amíguetes de los políticos- se pasan la jornada laboral desayunando, porque esa es la “razón” que nos dan, cuando arribamos al mostrador y no se halle el interfecto ¡! Está desayunando!!. En España, sobran más de 500.000, que son los que despiden en U.K., pero, en lugar de “cortar el grifo”, parece que este año se han “colocao” 290.000. Se dice, que cuando Pepe Solís (q.e.p.d.) fue ministro, un vecino de él le dijo ¡!!Pepe, haber si me colocas al niño, que si no, le veo toda la vida trabajando!!!. Pues eso, con estos mimbres……… ya sabemos como será/es el cesto.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris