Facebook Twitter Google +1     Admin

Blanco se fiaba mucho de ese mismo empresario, para meterle en su coche, sin que los escoltas!!!supongo!!! le cachearan.

En diversas ocasiones pude oír como alguien solicitaba de un tercero, o terceros, que señalaran  las supuestas diferencias entre una persona de la izquierda y otra de la derecha. Normalmente se recurre a banalidades para responder, quizá, porque cada una de las partes, izquierda y derecha, están dogmáticamente – en su acepción religiosa- convencidos de su superioridad moral. Una forma empírica de “visualizar” esa diferencia, la podemos hallar en comportamientos frente a determinadas situaciones. En este sentido, el sumario del ¡caso campeón! seguido en los juzgados de Lugo, nos viene como anillo al dedo para dilucidar esa interrogante. Esta semana, en las tertulias, los periodistas de derechas, defendían la honorabilidad del lucense D. José Blanco y recordaban con insistencia, que existe el derecho de presunción de inocencia. Era tal y tan buena esa defensa, que los periodistas de izquierdas- habitualmente hiperhabladores- permanecían callados, observando, supongo, como sus – habitualmente-antagonistas, le hacían su trabajo. Pues bien, en el caso contrario, eso jamás sucede. Los periodistas de izquierda, defienden – siempre- a los personajes de la izquierda, por muy  ostensible que sea la metedura de pata. Hete aquí la diferencia. ¿Bondad o gilipollismo de la derecha?. Juzguen vds mismos.

Mi opinión al respecto del susodicho sumario, pasa por declarar que yo no se si D. José Blanco es culpable de corrupción o no. Yo, le reconozco el derecho de presunción de inocencia. Pero, alguien ha delinquido, supuestamente.¿Quién o quienes? Supongo, que eso se derivará de la instrucción y posterior juicio. Si, digo que, supuestamente, alguien ha delinquido, me baso para ello en el siguiente razonamiento:

a) Un ministro no atiende a cualquier ciudadano empresario que se le quiera acercar. Mucho menos, en una gasolinera y dentro del coche oficial, si alguien no realizó, previamente una labor de introducción. Máximo, cuando el empresario no está relacionado con el departamento del ministro.

b) Un ministro no debe atender asuntos particulares  en un recinto oficial- el coche oficial lo es- Sería estar utilizando medios públicos para asuntos privados.

c) ¿Cuál era, pues, el tema tratado en el coche oficial, con un empresario del sector farmacéutico, por el Ministro de Fomento?

d) ¿Se acercó solo, el Sr. Dorribo, al coche del Ministro o le acompañaba alguien?. Si fue solo, es síntoma de que el Ministro le conocía suficientemente como para confiar en él, y demandar de sus escoltas y guardia civil que le franqueaban, que le permitieran el acceso. Si fue acompañado, lo fue ¿Por quién?.

Recomiendo a mis lectores, den un vistazo a los Art. 286, 429 y 430 de la L.O. 10/1995 , redactados con arreglo a lo dispuesto en la también L.O 5/2010

Muy llamativo el compungimiento del Sr. Bono, cuando se acercó a las cámaras de las TV para dar a conocer al mundo mundial, que él, ponía las manos en el fuego por el Sr. Blanco. Hoy mismo, oía a un periodista gallego, director de una cabecera nacional de primer órden, decir: ¡del Sr. Bono yo no me fío! . Ya somos dos o tres. Menos compungido estuvo el Sr. Rubalcaba, quién se fía más de Blanco que de un empresario que estuvo unos meses en la cárcel. Pero, Blanco se fiaba mucho de ese mismo empresario, para meterle en su coche, sin que los escoltas!!!supongo!!! le cachearan.

Otra socialista, la Srª. Mar Barcón, ex consejera de la Caixa de Galicia, dimitió por aquello de que los ex directivos de Caixanogalicia cobraron una indemnización por ser desalojados de  su puesto de trabajo. Me llamó la atención de su caso:

a) Que dijo, que  el montante de ¿más de 340? Millones de euros, destinado a pagar las jubilaciones anticipadas de trabajadores, era global, de ahí que no se enterase de la cuantía a la que ascendían las 10 correspondientes a directivos. Su obligación, era la de rogar se le desglosase, para poder decidir su voto con equidad.

b) Que aludió a  sus dos percepciones económicas: la de portavoz socialista en el Concello de Coruña, por la que, entendí, percibe alrededor de 1.500 euros/mes, y la de médico ejerciente, por la que percibe, entendí, alrededor de 2.500 euros/mes. Pero, la Sr. Barcón, tiene otra percepción, al menos, cual es la de Consejera, por la que percibió, en dietas, oí decir en la radio, 60.000 euros en los siete años de cargo. ¿No se le olvidará alguna otra?. Y, ¿Algún crédito en condiciones especiales, quizá ?. Que mala memoria tienen, o que poca falta les hace el dinero, para olvidarse así de ingresos como esas dietas.

c) Resulta que la Srª. Barcón, debería haber dejado el Consejo en su día, pero el alcalde de Coruña, quiso que élla, según manifestó, siguiera, para lo cual, se buscó una entidad por la que estar, y esta fue un Orfeón, entendí, de Betanzos . ¿Sabrían los componentes de este orfeón que estaban representados en el Consejo de la Caixa? . Habría que conocer si eran beneficiarios de la Obra Social de la Caixa, Caixa que a una A.V. a la que yo pertenezco, le cobran hasta la comisión por gestión de la c.c., me dicen la J. Directiva, que mantiene un saldo positivo de más de 5.000 euros, muy a pesar de acordar no cobrarlo, al momento de aperturar la c.c. ¡!!Toma Obra Social!!! Total, para tener que ser nacionalizada en un ¡!!!!93%!!! de su valor en libros.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris