Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Nacen así los políticos, tan ayunos de moral y ética, o se hacen?.

Parece que algunos políticos- gente que vive de esquilmar a los ciudadanos- están apesadumbrados por lo acontecido en Barcelona el día 11 de los corrientes. “Esto se nos fue de las manos” dicen, que dicen. Lo dicen los periodistas que autocalifican sus comentarios como “confidenciales”. Estos periodistas son a los políticos, lo que los piojos a las cabezas de los escolares. Si no hay cabezas receptoras- no lo son todas- no hay piojos, porque estos resisten muy poco tiempo fuera del habitat que les supone algunas cabezas. Luego, si se les fue de las manos, es que lo estaban ¿moldeando? ¿Manipulando?. Escojan vds. Los alfareros, trabajadores básicos, moldean el barro con sus manos. Los que hacen política a través de la violencia, manipulan mecanismos – ojo, no les estoy calificando de terroristas a estos políticos  que se reconocen apesadumbrados ¿eh?-. Digamos, que entonces, lo han creado o generado. No se te puede ir de las manos nada que no tengas entre o sobre éllas. Son los padres putativos de ese engendro. Son el Víctor Frankenstein , y como a éste, su monstruo se les escapó. Entre otras muchas reflexiones, se me suscita la siguiente pregunta . ¿Nacen así los políticos, tan ayunos de moral y ética, o se hacen?. Parece evidente, que se hacen ¿Por qué lo parece? La respuesta  la tenemos, una vez más, en el latinazo de uso jurídico/ investigador ¿Cui prodest?  . Para mantener este tinglado que les permite vivir opíparamente, sin un esfuerzo previo , reconocido, ni actual ni futuro, necesitan moldear o manipular las conciencias hasta dar lugar  a episodios como el del día 11. Sería conveniente, que la TV representare los Episodios Nacionales de Pérez Galdós, aunque fuere solo la quinta serie, por su proximidad cronológica, en lugar de esos otros episodios donde se relatan las miserias humanas de tantos españolitos que se creen personajes descollantes en lo suyo y que están haciendo un daño irreversible a la Sociedad. Tal y como yo les oía a los mayores que habían vivido el primer tercio del siglo XX – y ya aludí aquí en otras ocasiones- estos individuos que integran el Stablishment están envenenado a la Sociedad  utilizando la política como herramienta. Están repitiendo la Historia otra vez. La Sociedad, cuanto más ayuna esta de conocimientos conceptuales o filosóficos ( en cuanto a que la filosofía busca la verdad o causa última de las cosas) más fácil es  de moldear o manipular, convirtiéndola en cautiva y fanática a cambio de un plato de lentejas. Los 1.200 autobuses fletados por quienes utilizaron para ello los impuestos de sus propias víctimas, denotan que la procedencia de la masa que ocupó una zona céntrica de Barcelona ,procedía de fuera de la ciudad ; era payeses a los que les prometen la redención de los males que estos moldeadores y manipuladores les han originado. Fueron adoctrinados, por los políticos sin escrúpulos y por parte del clero.

Hace unos días un amigo se preguntaba en mi presencia ¿No entiendo como los charnegos son los catalanistas mas radicales?. Yo, le contesté, tengo una solución a, tu, esa cuestión. Es una solución razonada y contrastada. Utilicé para ello en método deductivo. Aclaro, que este método no es una herramienta de mi invención y uso para justificar el fin que persigo, no, es un método científico siendo Aristóteles uno de sus primeros usuarios. Este método considera que la conclusión se halla implícita dentro de las premisas, lo que quiere decir que, las conclusiones son una consecuencia necesaria de las premisas; cuando las premisas son verdaderas y el razonamiento deductivo tiene validez, no hay posibilidad de que la conclusión no sea verdadera. Pues bien, en el asunto que nos ocupa, una premisa verdadera es la de que la mayoría inmensa de inmigrados nacionales- origen de los charnegos: hijos de inmigrantes- fueron gentes de pobre bagaje cultural , además, del obvio empobrecimiento que les llevó a la emigración. Es, así mismo, premisa verdadera, que muchos de los autóctonos en Cataluña, en las zonas donde se ubicaban los inmigrantes, que no en todas, disfrutaban de un nivel de vida superior al que dejaban los emigrados, de lo contrario, no emigrarían hacía allí. Es así mismo premisa verdadera, que los autóctonos veían en los emigrantes seres de menor cualidad  por eso aceptaban los trabajos más ingratos. Los inmigrados, a su vez, se percataban de que ser catalán- o parecerlo- suponía el dejar de ser visto como un ser destinado al servicio de los pudientes. El razonamiento deductivo es claro: Si tú, hijo mio, pasas por ser catalán, dejarás de ser el servidor de los catalanes. De ser un charnego. Aquellos padres con un profundo amor, y sacrificio consecuente, por sus hijos, le educaron para ser catalanes a la vista. No, no pensaron que formándose técnica e intelectualmente llegarían a dirigir a  catalanes sin necesidad de convertirse en catalanes, y, es ahí donde radica el origen de ese radicalismo de los charnegos. Han confiado, y confían más, en su catalanismo que en su formación integral, con las excepciones debidas. Como prueba del algodón, la de que los hijos de personas que han tenido que vivir en Cataluña, sin depender de la bondad de los catalanes/catalanistas, porque eran profesionales acomodados y valorados operando en empresas no catalanas, no asumieron el rol de catalanes/catalanistas, más bien todo lo contrario.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris