Facebook Twitter Google +1     Admin

“el que tenga deudas que las pague”. Ha dícho la ex ministra socialista de vivienda ......

El ex fiscal Gordillo decía el viernes pasado que el Gobierno logró poner de acuerdo a: jueces, abogados, fiscales, etc etc por mor de las  nuevas tasas que se han de pagar al acudir a que todos éstos, los citados, impartan justicia. Como es conocido, la administración de justicia que disfrutamos tiene una valoración, de los ciudadanos, en las estadísticas del CIS manifiestamente mejorable. Esa valoración suele ser empírica, por tanto, muy digna de tener en cuenta porque se aproxima a la realidad. Sin embargo, ahora, los ejecutores de la justicia en este País, se escandalizan porque el gobierno trata de impedir que para dirimir chorradas, se recurra al juzgado, en base de que  es gratis casi total. En mi opinión, la razón que esgrimen- que los pobres no tendrán opción a la justicia- es una falacia de este gremio del Stablishmen. Los pobres, y los no tan pobres, ya no podían acudir ahora, en parte porque sablean a cualquiera imponiéndote la intervención de abogado y procurador para casi todo, y en parte, por las escasas garantías de que se impartiere justicia en stricto sensu. Cabría pues preguntarles ¿Por qué no se manifiestan contra?, por ejemplo:

-Tener que ser asistido por abogado y procurador para cosas banales

-Incapacidades profesionales, manifiestas, de abogados y procuradores, con excepciones

-La impostura de los abogados que no achuchan a sus señorías para que no les tomen ojeriza, llegando a la indefensión de sus clientes, en ocasiones

-La arbitrariedad de los jueces, de la que se quejan los abogados pero no utilizan sus potentes colegios para corregirlo.

-Contra los colegios de abogados y procuradores que si te diriges a ellos para demandar una terna de los mejores profesionales relacionados con algún tema te dicen que todos sus colegiados están igual de capacitados.

-Contra la discriminación positiva que se está utilizando a favor de las mujeres que está agravando sustancialmente los conflictos familiares y conduciendo a muchos hombres a vivir en la calle. Discriminación que reconocen como perjudicial fuera de la sala de la vista.

-Etc etc etc.

La verdadera razón de esta protesta hay que encontrarla en lo que afirmaba una abogada joven entrevistada: éllos, los abogados jóvenes, necesitan clientes, y esta medida se los sustrae ¿…? Ahí queda eso.

Y, otra de protestas. La ex ministra socialista de vivienda, la Srª Trujillo, tuvo un enfrentamiento con su conmilitona, Dª Elena Valenciano. La causa, que la Srª Trujillo dijo en su cuenta de Twitter  “el que tenga deudas que las pague”. ¡!Coño!! que bien razona fuera del gobierno. Asegura, la ex ministra del ramo, que en la crisis del 93 el número de desahucios fue mayor que ahora, así como también, era mayor el % de mora de las familias, que ahora es solo del 3%; el resto hasta el 10 u 11 % es mora del promotor, etc etc etc. Después de una fuerte algarada al respecto, catalizada por la tergiversación de informaciones de algún afectado y de otros que, parece, no lo eran directamente- victima de Baracaldo- las aguas están volviendo a su cauce, o casi. Ahora, la gente que verborreaba hace unos días en las tertulias e informativos, se han percatado de que si algunos miles de ciudadanos no pagan las hipotecas ¿Quién las pagará?. ¿Qué pasará con nuestra seguridad jurídica frente a terceros países? Hay casos de personas que involuntariamente se han visto pilladas, y, que no desean descargarse de su responsabilidad de pagar, que necesitan una moratoria hasta que obtengan una situación que les vuelva a situar en disposición de afrontar sus compromisos. A ésas personas, se les tiene que ayudar desde el Estado, pero a la inmensa mayoría, que son desahucios por inversiones fallidas o segundas viviendas, esos, deben apechugar con sus responsabilidades. Otra cosa es, que la banca aplique intereses muy elevados por demora. Lo hace también en descubiertos, pero supongo que será con fin disuasorio. No obstante, cabe una regulación más fina, que indudablemente conllevará mayor dificultad para otorgar créditos. Por cierto, que Hacienda; es decir, todos nosotros, como apunta el eslogan, también aplica unos intereses muy altos en casos de demora, como bien sabemos e, incluso, la hacienda local y que no decir de tráfico. Pero claro, lapidar, lo que es lapidar, solo a los banqueros es la demanda de los fabricantes de opinión de este País

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris