Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Estaba, lícitamente ,equivocada la periodista? ¿Estaba, la periodista, sirviendo intencionadamente al Psoe?......

Si queremos observar como desde la prensa se modifica una realidad, fíjense lo que está ocurriendo en el fútbol, y en concreto alrededor del Real Madrid. El año pasado una mayoría de la prensa se propuso cargarse a Mouriño, porque no les daba mucha o nada bola, y, a base de titulares e influir en determinados personajes de la plantilla y de algún distinguido trabajador de la Federación, lo han logrado. La disculpa tenía una doble cara. Por un lado, la mala relación con el Barcelona. Se decía y repetía a cada instante, que el causante era Mouriño, que lo fomentaba ;  e incluso lo quería imponer a sus jugadores. Yo tengo claro que la razón de esta mala relación proviene de Barcelona. De siempre desde allí se sufrió de madriditis, que decían los periodistas. Eran los directivos y los forofos los que arremetían contra el Real Madrid, que era el equipo de Franco, según aquellos cretinos. Ahora son algunos jugadores, fundamentalmente, los que sinergizan este hecho. Jugadores con un comportamiento especial. Como aquellos que escupieron- yo lo denuncié entonces aquí- sobre la espalda- a la cara no tienen valor – de un directivo de la Federación, cuando celebraban el triunfo del mundial. O, como aquél otro lleno de adornos férricos sobre su faz, que semana a semana emite aquello que solo puede emitir, bobadas. Le faltó tiempo, ayer mismo, a Piqué para inmiscuirse en la vida deportiva del Real Madrid. La semana pasada, el mismo árbitro, le regaló el triunfo al Barcelona ante el Sevilla. Piqué, entonces, estaba ocupado y no pudo referirse a ello en su Twiter. Ahora no está Mouriño ¿A quién del Real Madrid se responsabilizará? Le contestó otro jugador del Madrid, que no fueron ni Casillas ni Ramos que son los capitanes, capitanes que la prensa logró enfrentar con su entrenador anterior porque aquél les exigía jugar y defender a su club, que es quien les paga, tengo entendido, y lo hace desorbitadamente. Ahora no está el liante Mouriño, algunos jugadores siguen sin jugar a nada, habitualmente; parece que solo se dedican a mantener el buen rollo con algunos de sus contrincantes con los que coinciden en la selección. Claro, que eso se lo recompensa el seleccionador, al menos a Casillas, que con ocasión de los últimos partidos de la selección, dijo públicamente que, además de buen portero, Casillas, había contribuido a rebajar la tensión entre los seleccionados del Madrid y del Barcelona, y eso lo consideraba un factor relevante para mantenerlo en la portería. Por otro lado, está la mala, por no decir pésima, regularidad deportiva del plantel de jugadores. También de eso tenía la culpa Mouriño. Según la prensa, les obligaba a jugar al contraataque hurtándoles el hacer fútbol de tiki taka. Era el antifútbol, sostenían. Además no ponía a Casillas, según la prensa por venganza. Llegó Ancelotí y: prosigue confiando en Diego y defendiendo la bondad de utilizar tres pases para situarse ante la portería contraria. El equipo prosigue sin jugar, sin emplearse como debe ser exigible a todo jugador, más, cuando cobran un dineral. ¿De quién es ahora la culpa? No se lo pierdan. Algunos  insinúan que es la alargada sombra de Mouriño, y atacan a jugadores que tuvieron la profesionalidad y hombría de defender a su ex entrenador cuando los entrenaba y ahora también.

Esto es un ejemplo de lo que una buena parte de la prensa, de la que los ciudadanos, según la encuestas del CIS reconocen como preñada de corrupción, hacen a nivel político-social. Con motivo del anuncio de renuncia a Presidente de la Junta del Sr. Griñán, una destacada periodista que sigue las andanzas del Psoe al servicio del periódico la Razón, sostuvo durante dos o tres semanas, en las tertulias a las que concurre, que la razón de tal renuncia no eran los posibles reproches penales que pudieran derivarse del asunto de corrupción conocido como el caso de los eres de Andalucía. Llevaba la contraria a todos aquéllos que ligaban tal decisión al caso de los eres. Daba a entender que élla disponía de información solvente en el sentido de que eran asuntos personales la razón. Llegó el momento y el propio Griñán  decía en público que con su renuncia quería evitar una coyuntura difícil para el gobierno de la región Andaluza. La susodicha periodista no hizo eso que cada día demanda para alguien al que critica una acción reprobable, pedir perdón. ¿Estaba, lícitamente ,equivocada la periodista? ¿Estaba, la periodista, sirviendo intencionadamente al Psoe? .A mi entender, especialmente éstos periodistas que viven de las confidencias de los políticos y siempre o casi siempre especializados por partidos, son una herramienta más del partido con un pago en especies, que es la propia filtración de confidencias que les permite lucrarse de eso profesionalmente.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris