Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Pudiera tener algo que ver con episodios como el vivido recientemente en Foz, la psiquiatrización de la sociedad y la farmacologización de la psiquiatria?

Foz ha saltado a las primeras páginas de los medios por un triste episodio de muerte desarrollado en el seno de una familia. Mi infinito respeto para las víctimas y sus deudos. No quiero, de ninguna de las maneras, sumarme a la chusma que lleva, desde el momento de lo acaecido, ejerciendo su corrosiva, siempre, labor, pero este es un tema que he tratado en diversas ocasiones, porque lo considero muy trascendente y absolutamente manipulado, por eso, y solo por eso, vuelvo a tocarlo coincidiendo con el lamentable hecho. Una vez que los oportunistas de turno han sacado lo que han podido del asunto, este, el asunto, se olvidará hasta que llegue el próximo, que llegará antes que después. No hace tanto que ocurría otro similar, que no igual, en nuestra zona. También entonces, durante 48/72 horas hubo un compungimiento colectivo. También entonces  nos dijimos que,  nunca mais. También entonces, como ahora, nadie profundiza en las razones o sin razones que pueden provocar estos actos límite. En el caso más antiguo,  el supuesto perpetrador del delito doloso vive, y por tanto, será juzgado. Cosa diferente, será que se esclarezca la verdad si es diferente de la jurídica, como acontece en no pocos casos. Pero, en el más reciente, en el acontecido en Foz, hay dos fallecidos, y aunque lo transcendido- oficial- parece indicar se trató de un crimen y un suicidio, no seré yo quien diga lo mismo que la autoridad política local que, a las pocas horas y sin resultados públicos de la investigación, aseguraba que, era evidente se trataba de un hecho de violencia de género con crueldad. Tampoco sostendré la simpleza más simple de un representante de un observatorio de la igualdad en la zona ¿….? que, también, aseguraba en el mismo momento, que a la víctima femenina la habían matado por ser mujer. Habiendo personajes como estos, sueltos, no sé porque costeamos toda la parafernalia de la Justicia, ellos solos se bastan para: investigar, juzgar y sancionar, y hacerlo sobre la marcha.

¿Se ha destapado como un asesino, el supuesto agresor, después de tantos años de vida y elige, como supuesta víctima, a una  mujer , por serlo,  y con la que ha convivido tantos años y dado vida a tres hijos?.  Una contestación afirmativa parece poco razonable. Creo haberle escuchado al Psicólogo L. Muiño, no ha mucho, en la radio, con motivo de un caso sangrante de  agresión con resultado de muerte, ante el estupor del locutor por el hecho, que,  los humanos, intrínsecamente, tendemos a utilizar la fuerza y la agresión. Si no lo hacemos más a menudo, es por la educación recibida, que lo penaliza, y por la coacción de las Normas o Leyes que lo reprimen. Por otra parte, relatos de odiseas consideradas heroicas, nos conducen a conocer que, cuando el ser humano se ve acorralado y no vislumbra esperanza de salida, le conduce a eso tan repetido: optaron por morir matando. Por tanto, aquí tenemos dos aspectos que  deberían ser objeto de estudio, en los cotidianos casos que nos asolan. Anteayer mismo, un padre que mata a sus dos hijos, o casi.

En el caso de Foz, parece ser que el varón estaba siendo tratado Psiquiátricamente. Escuche referirse a visitas al profesional del Hospital da Costa, e incluso, que podría haber estado en tratamiento hospitalario en Lugo. Mi posición al respecto de algunos aspectos poco edificantes de la Asistencia Médica, es claro y lo he reflejado en diversas ocasiones en esta ventana. No hace mucho que traté el asunto del TDAH(Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad) con motivo del supuesto reconocimiento, siete meses antes de morir, de su inventor, el Dr. León Eisenberg, de que esa era una enfermedad ficticia, inventada por supuestos intereses de índole económicos ; copien esta dirección en su buscador y lean lo que obtengan, p.f.   http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2013/05/21/inventor-del-tdah-el-tdah-es-una-enfermedad-ficticia/  

No son muchos  los  profesionales de la medicina, o de cualquier otra especialidad, que salgan a la luz pública a plantear el tremendo problema  que entraña la hipermedicación. Algunos tímidos  intentos relacionados, siempre, con la automedicación. Pero el que no se atrevan a airearlo o no les convenga, no quiere decir que no sea un gravísimo problema. A través de un artículo del mencionado, ya, Luís Muiño, accedí a una reciente entrevista del Jefe de Psiquiatría del Hospital de León en la que dice : “ Se ha psiquiatrizado demasiado la sociedad y además se ha farmacologizado  demasiado la psiquiatría”. Lo que dice el Dr. Álvarez, no tiene desperdicio, léanselo p.f  : http://www.diariodeleon.es/noticias/saludybienestar/se-ha-psiquiatrizado-sociedad-y-se-ha-farmacologizado-psiquiatria-_814193.html  .

Una de las consecuencias más contrastable de la hipermedicación en  psiquiatría, y de su prolongación a lo largo de varios años, es el resultado; el perceptor del tratamiento termina perdiendo su autocontrol  e incrementando drásticamente su agresividad, etc etc. Miren lo que dice el folleto de un producto derivado de las benzodiazepinas( ansiolítico) recomendado para : tratar estados de ansiedad generalizada  y trastornos de angustia, que es de uso muy generalizado:

-Las bezodiazepinas pueden ocasionar una  pérdida de memoria y reacciones tales como: intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirios, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis y comportamiento inadecuado y otros efectos adversos sobre la conducta. En caso de que esto ocurriera, deberá suspender el tratamiento y consultar al médico. Pues bien, que yo sepa, estos efectos adversos ocurren todos o parte, y los médicos prosiguen- algunos al menos- dando el tratamiento durante años ¿….?

-Si durante el tratamiento nota síntomas de manía( estado de sobreexcitación, sensación de euforia o hiperirritabilidad) o hipomanía( estado de excitación y actividad exagerada) consulte al médico. Repito lo anterior, ocurre y el médico continúa  dando el tratamiento

-El producto xxxxxx puede alterar su capacidad para conducir o manejar maquinaria, ya que puede producir somnolencia, disminuir su atención o disminuir su capacidad de reacción. Y yo añado, y todo lo expuesto en los dos puntos precedentes. Pero observen, que coches si pueden conducir¿ quizá porque si lo prohibiesen, como sería lógico, la gente dejaría de medicarse tan abusivamente?.  Que desvergüenza.

-La duración del tratamiento debe ser lo más corta posible( no debe ser superior a 12 semanas incluyendo el periodo de retirada del tratamiento). Si su médico considera que en su caso es necesario prolongar el tratamiento, lo hará durante periodos limitados y le hará un seguimiento frecuente de su situación.  ¡!!  Ja!!! . Esto lo dicen porque, además de todo lo anterior, crea adicción y quieren zafarse de su responsabilidad

Pero además, entre los efectos adversos que cita: depresión, desorientación, estado de somnolencia profunda y prolongada, visión borrosa, fatiga e irritabilidad, todo ello, como frecuentes. Ansiedad- recuerden que está recomendado precisamente para paliar la ansiedad ¿…?- dificultad para dormir, nerviosismo, trastornos mentales y del comportamiento, estos últimos como poco frecuentes

¿Creen vds que un paciente con tratamiento de años, con este tipo de producto, que además, se complementa con otros, no menos peligrosos, y a veces incompatibles, no es susceptible de sentirse acorralado y sin el  autocontrol necesario para evitar hacer uso de su agresividad intrínseca?. Pero  para afrontar este tipo de problema, no se crean observatorios ni Institutos del Hipermedicado, ni se hacen manifestaciones, ni se disponen delegados especiales ni direcciones generales  en todos los gobiernos autonómicos y nacionales. A estos ciudadanos y a sus familiares, se les deja cocinarse en su propia salsa y de vez en cuando, llega  un  final indeseado. Los responsables dentro de las Administraciones, anotan el caso para la estadística, catalogado como violencia de género o violencia machista, y ¡! hasta luego Lucas!!. El negocio y la irresponsabilidad profesional, derivada de la farmacologización  de la Psiquiatria quedan a salvo. Obviamente, el Dr. Álvarez no es el único profesional que parece no estar en ello, pero, presuntamente, son los menos, de no ser así, no se daría la Psiquiatrización de la sociedad ni la farmacologización de la Psiquiatria ¿No creen?.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris