Facebook Twitter Google +1     Admin

Breverías desde Foz.......

En la Sociedad actual somos mayoría cualificada los pringados. De eso  no cabe duda alguna. Pero el colectivo donde más abundan, es,  entre los que se dedican a la política. Recientemente hemos visto como el otrora razonable David Cameron, en esta ocasión primer ministro del United  Kingdom, se dice ahora sin tapujo alguno, pactó un referéndum con Escocia, por motivos partidistas, buscando perjudicar a los Laboristas. Esta boutade del insigne Cameron, estuvo a punto de costarnos un buen disgusto a la europeos todos, y, en todo caso, dejó entrever que United Kingdom podía tener otra forma de organización política, más delegativa, más autónoma, que es la oferta que hizo a última hora, una vez le vio las orejas al lobo, y,  esta salida, no deja de ser un acicate para muchos otros lugares de Europa y por ende, para muchos otros problemas para los europeos. El citado Cameron tiene otra boutade más sobre la mesa. También en forma de referéndum, en esta otra ocasión, para decidir si quedarse o irse de la Europa. Todo un insigne pringado político, este caballerete que, tan racional parecía en la oposición y tan pringado politico resultó a la postre.

Como bien sabemos, aquí, en nuestro solar patrio, algunos pringados políticos nos traen de cabeza,  también. Nos traen de cabeza por los dineros que se nos llevan, y,  nos traen de cabeza por las fechorías políticas que se montan para divertimento y justificación de su existencia. Ya sabemos que las maldades innatas de los hombres- seres humanos- son necesitadas de ser contrarrestadas para facilitar la convivencia. Para eso están- deberían- los políticos y las distintas opciones. Se trata de que,  alguien formando parte del aparato del Estado, plantee aquellas cuestiones que  son susceptibles de ocupar o preocupar a los ciudadanos  y se discutan en una asamblea reglada- parlamento- para reconducirlas con arreglo a los intereses del Estado y por ende, de sus nacionales. El problema arranca cuando algunos de esos componentes del Estado y sus herramientas, ven a su alcance la oportunidad de medrar por su cuenta; es decir, de medrar mucho más, si se convierten en el top de una región. Entonces, las reglas del Estado son conculcadas y nacen los conflictos que deberían ser, precisamente, evitados por estos pringados que los están favoreciendo o generando. Vistas así las cosas, parece que, el Estado, ya no es el cauce suficiente y adecuado para garantizar una mínima convivencia entre los nacionales de una Nación. La razón, a mi entender, hay que buscarla en la degeneración generada por los  pringados. Legislan a su favor; transgreden las normas- leyes- con cierta impunidad; se corrompen ;llevan a los países, en ocasiones, a la bancarrota causando gravísimos perjuicios a los ciudadanos sin que  de ello se deriven consecuencias penales, más al contrario, mantienen sus prerrogativas  a pesar de sus incapacidades, negligencias o fobias; se auto asignan emolumentos y prebendas, todo ello mientras que engañan al ciudadano mediante soflamas y excitación de  sus sentimientos, previamente manipulados.

El entrenador de tenis Nadal, opinó del nombramiento de una dama para capitana de la selección del ramo. Independientemente de su capacidad técnica que, también cuestionó, adujo que no le parecía oportuno dar entrada a una dama en un vestuario donde los tenistas pululan ligeros de ropa .! En pelotas, vaya, supongo yo. ¡!Oh  Dios!!. Los pringados , en la  prensa deportiva, rápidamente se le lanzaron al cuello ¡!! Maaaaachista!!! . A continuación tomaron el relevo los pringados en la casta ¡!! Maaaaachista, más que maaachista!!! ¿Por qué una dama no puede estar en un vestuario de hombres –en pelotas añado yo-¿.  No hay ninguna razón para no poder  estar. ¿No somos iguales?. Lo que me extraña, es que, habiendo tanta necesidad de aquilatar gastos, no se decida desde el Parlamento, que se suprima la disyuntiva de aseos de  damas y hombres. ¿Hay alguna razón para mantenerlos  separados?.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris