Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Habrá reciclado del personal en aquellos puntos y aspectos donde se vislumbra necesario?.......

Parece que la remodelación del Hospital da Costa será una realidad en breve, entendiendo por tal, en dos años más o menos. Los dedicados a la política y los sucedáneos que orbitan alrededor, le llaman ampliación, porque creen que eso vende más. Les parece que con eso de ampliar, los ciudadanos adscritos vamos a considerar que seremos mejor atendidos si el hospital es mas grande. Yo digo remodelación, porque se trata de adaptarlo a las necesidades actuales en función ¿De qué? ¿De mas adscritos, quizás?  ¿De qué la categoría del hospital pasará de 1 a 2, quizás?. No, no será la evolución de los adscritos, porque la población de la zona está bajando. No, no evolucionará, todo parece indicar, la categoría del hospital, porque se tiende a focalizar las disciplinas- servicios- más enjundiosos en los centros de referencia técnica y un hospital como el nuestro, difícilmente podrá serlo a corto plazo,  al menos, entre otras cosas, porque algunos de esos servicios enjundiosos, necesitan de una población adscrita casi 10 veces superior a la de la Mariña, para poder mantener la capacitación técnica de sus profesionales. Entonces ¿Cuáles son las nuevas necesidades actuales y cuál es su origen? . En mi opinión, en primer lugar, el hospital, dada su edad, necesita adaptar sus posibilidades físicas a la calidad en la atención que se pretende hoy en día, corrigiendo el origen de problemas de seguridad  y proporcionar a los pacientes un más racional nivel de comodidad, evitando esa especie de mercado que se observa visitando sus consultas externas o sus dependencias en general. En segundo lugar, el incremento de pacientes en determinadas patologías, muy especialmente, hace necesario que ciertas asistencias se puedan proporcionar en el centro, y, eso implica remodelación. Por ejemplo, el hospital de día actual que está muy alejado de poder dar al paciente una atención global de la calidad que ya mencionamos. En tercer lugar, la implantación del nuevo modelo asistencial que está en marcha y cuya evolución más visible es el Área de Gestión Integrada y  las consecuencias asistenciales  derivadas, necesitan de que un centro como este, reúna determinadas características que un edificio de hace casi 30 años( 1986) no puede disponer. Pero, ya he repetido en diversas ocasiones  aquí, que un estupendo edificio, por si solo, no comporta calidad y seguridad asistencial, para ello es indispensable una dotación tecnológica y profesional adecuada. Por la visto en el HULA, que es el que más cerca nos queda de los que podemos considerar actualizados , la dotación tecnológica parece que se aproxima a lo ideal, por tanto, es de esperar que en nuestro hospital ocurra lo mismo, se le dote de medios tecnológicos axeitados a esas nuevas necesidades. Quedaría una incógnita. ¿Habrá reciclado del personal en aquellos puntos y aspectos donde se vislumbra necesario?.  Una de esas plataformas, o lo que sea, que se dicen en defensa de la sanidad, decía estos días, algo que connota con esta incógnita que yo planteé. Entendí que decían que, se hace necesario personal axeitado para implantar la quimioterapia en el hospital de día. Quiere ello decir, que actualmente no lo hay y que, debería reciclarse el disponible o contratar el axeitado. Lo peor que le puede ocurrir al paciente, es que quien le preste el servicio, no reúna la cualificación y experiencia técnica indispensable. Esto que ahora dicen estos reivindicadores permanentes, es algo que yo reiteré hasta la saciedad se debería tener presente cuando se demandan servicios asistenciales médicos. ¿Se puede garantizar la cualificación técnica de los prestantes del servicio? Esa y no otra debería ser siempre la primera cuestión a plantear cuando se pretende instaurar un nuevo servicio asistencial. Sin embargo, como vemos en el ejemplo de Burela, primero se demandó el servicio y ahora en cuando se acuerdan de que, parece no haber el bagaje técnico necesario. Bueno, dirán algunos, que se consiga. Y, yo reitero, no siempre es factible. Un profesional avezado, puede escoger lugares que, previsiblemente, le aporten más beneficios, de diversa índole,  que los que hallaría en Burela. Completar plantillas técnicas en hospitales de nivel 1, habitualmente alejados de las grandes urbes, es complicado en toda España como bien sabemos quienes leemos algo acerca de estas cosas de la sanidad. Además de resultar complicada su contratación inicial, hay una fuerte rotación que parece afectar a los profesionales con mejor supuesto potencial.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris