Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Qué hubiera ocurrido si los padres no toman la decisión que han tomado y se fiaran de los médicos que le atendían en Inglaterra?...

Hace unos meses saltó a los medios de comunicación la noticia de que unos padres, ingleses, testigos de Jehová, habían secuestrado a su hijo, que estaba internado en un hospital inglés, para evitarle el tratamiento de radioterapia que pretendían aplicarle en aquel centro. Esos padres vinieron a España, y aquí, por orden de la Interpol se les detuvo durante algunos días. Una vez montado el revuelo internacional oportuno, se retiraron los cargos y quedaron el libertad, puesto que, lo que realmente pretendían estos padres, era poder aplicarle a su hijo, con un tumor cerebral del que ya había sído operado, una radioterapia de última generación basada en protones que, además de resultar mucho más efectiva, por su superior focalización de la acción terapéutica, es muchísimo menos agresiva sobre las zonas periféricas al tumor.

Hace unos pocos días escuché hablar de este tema, al Jefe del Servicio de Oncología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Dr. Hernán Cortés Funes, y,  lo que dijo,  abundó en mí “precaución” cuando se habla de determinadas actuaciones de algunos médicos. Los padres, que parece ya estaban entonces asesorados por el Dr. Cortés, tenían razón, a la vista de la situación actual del niño-paciente. ¿Qué hubiera ocurrido si los padres no toman la decisión que han tomado y se fiaran de los médicos que le atendían en Inglaterra?. No lo sabemos, aunque parece que si se puede prever que el resultado hubiera sído muy distinto.

Sería muy interesante el conocer las razones de aquellos facultativos ingleses para someter al niño Ashya, que así se llama, a una radioterapia convencional, cuando, parece, que eso podría, con un % muy elevado, dañar más el cerebro de Ashya, ya perjudicado por la operación. Es evidente que yo no dispongo de la información suficiente para poder emitir una opinión al respecto, pero en todo caso, deberían, si no lo han hecho que parece que no, proponer una segunda opinión en un centro donde se dispusiere de radioterapia por protones. Desconozco si en UK existe esa vía abierta en la medicina oficial de la segunda opinión. Me congratulo de que en Galicia si exista, y aunque, es bastante restrictiva limitando la posibilidad normalizada a casos de tumores, fundamentalmente, siempre es una vía para contrastar la opinión de un médico o un equipo, que pueden estar equivocados o,  incluso, afectados por otras motivaciones .

Por cierto, que en Europa solo existen unos pocos equipos de radio por protones. Tienen una unidad en Italia, Chequia Francia y 4 en Alemania. La razón de tan escaso número, parece ser de tipo logísitico y económico. Se necesita mucho espacio y los equipos son muy caros. Esperemos que ese proyecto de instalar el primero en España, en concreto en Marbella donde también trabaja el Dr. Cortés, sea una realidad pronto.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris