Facebook Twitter Google +1     Admin

El presunto negocio de las denuncias falsas por acoso....

Estos días salió a los medios de comunicación la noticia  sobre una madre que, habiendo sido, presuntamente, víctima de abusos sexuales, por parte de un individuo que la pretendió adoptar de niña y con el que convivió, junto con su mujer,  abusos producidos durante  años hasta dejarla embarazada con 17 años de una niña que,  ahora tiene 10 años,  y de la que, también, presuntamente, abuso su padre y abuelo pretendido,  a la que una  juez de Talavera de la Reina, le obliga a cederle la custodia de la susodicha niña, al presunto maltratador. También hace días, se conoció una trama en la que intervenían abogadas feministas  para imponer denuncias falsas por malos tratos. Entre aquellas, está una tal Yolanda Corchado. Hoy, acaba de conocerse que, la  tal Yolanda Corchado y su colega Cruz Sánchez de Lara  , intervinientes   en la trama citada anteriormente, pasan a ser  imputadas. Estas profesionales, poco respetuosas con la moral, la ética y la verdad, a lo que parece, también intervinieron en el turbulento affeire de la artista Dª Lydia Bosch y alguno otro . Como se desprende de los links anteriores, la mierda que rodea este asunto de las denuncias, es tan hedienta que, de solo pensarlo, se producen náuseas. Pero, además, y referido al caso de la madre e hija, presuntamente, abusadas, me produce asco que, todas esas personas que desde la Administración y Asociaciones están dedicadas a rasgarse las vestiduras y hacer declaraciones solemnes, mientras se amamantan del presupuesto, cuando se produce una muerte de una mujer por  un maltratador, que no al revés, y de los links referidos anteriormente se pueden deducir cosas innobles, no salgan a defender y solucionarle el problema a esa madre e hija abusadas. ¿Se espera, acaso, a que haya víctima cruenta? . O ¿Es que,  de este injusticia no se puede obtener réditos?. La muerte es algo definitivo, lo entiendo,  pero vivir maltratado permanentemente y sin vislumbrar solución, es un martirio que en nada tiene que envidiarle a la muerte ¿No aceptamos que gente se quite la vida para evitar sufrimiento continuado? . En fin, estas son  de aquellas cosas que hacen flaquear la razón.

Claro que, si la mentira, la falacia está siendo premiada en la política, catalogándola de virtuosismo político, que podemos esperar del resto de la Sociedad, donde  un fuerte contingente de individuos pretende vivir sin esfuerzo a cuenta de lo que sea, aunque eso, sea, denunciar a otra persona, sin razón, arruinándole la vida y, quizá, en casos de personas con medios limitados, obligándole a ir al límite, situación de la que puede derivarse cualquier aberración.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris