Facebook Twitter Google +1     Admin

Un acto de participación ciudadana DIRIGIDO DESDE EL PODER POLÍTICO. Esto, es lo más anti participación ciudadana que se pueda dar......

Hace unos pocos días,  en el Parlamento Mexicano, se llevó a cabo  una moción a similar para proclamar que el País Vasco Español tiene entidad de Nación. Coincidió con que el Presidente de esta autonomía, posó al lado del Presidente Mexicano, en gratitud, por parte de azquél, a lo que parece ser una tendencia inversora de vascos en México. ¿No les sería mucho mejor promulgar leyes, y hacerlas cumplir, para que, en aquel  Estado, se respeten los derechos humanos cosa que parece está en duda según informes de organismos internacionales?. Los vascos nacionalistas y separatistas, claro, aplaudieron con las orejas. Que un país con un Estado de Derecho tan acendrado- como se desprende de los acontecimientos bochornosos diariamente relatados en los medios-  como México, su parlamento, haga y/o diga eso, es un hito, para esta gente que se considera una raza superior ¿Raza superior? ¿De qué me sonará a mí esto? .

No se equivoquen. La charlotada de los independentistas catalanes es muy propio de muchísimos de ellos. Diseñan chorradas y creen que han diseñado genialidades. Esto tiene causa de que durante años se propagandeaba que  eran personas sensatas y muy trabajadoras, además de listos. La realidad, en mi opinión, es bastante distinta. Sucede que el desarrollo europeo lo percibimos a través de Cataluña, por razones obvias de tipo geográfico, al estar al lado de la frontera francesa. Por esa razón, aquella región acogió a las primeras bandadas de empresas multinacionales que promovieron un fuerte desarrollo comparado con el resto de España. Decía un catalán, no catalanista, en ocasiones en que se hablaba de este asunto en un  grupo de dirigentes de una multinacional que, para cerciorarse de que esto era así, bastaba ver de donde eran las  empresas con sedes situadas en las tres principales vías de Barcelona: Diagonal, Cortes Catalanas y Aragón. El Sr. Más anunció al mundo mundial que celebraría un referéndum ilegal, porque él sería astuto. Ya ven vds en que consiste la astucia del President, montar una charlotada y justificarla como un acto de participación ciudadana DIRIGIDO DESDE EL PODER POLÍTICO. Esto, es lo más anti participación ciudadana que se pueda dar. Les recomiendo leer los artículos bajo estos dos links:

               www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=...

            www.swedenabroad.com/.../La-Sociedad-Civil-en-los-Paises-Nordicos

También estos días hemos escuchado a personajes del Stablishment decir que, parece que las ideologías han dejado de estar vigentes. Cualquier gobierno que administre el Estado Español, en estos momentos, tiene alrededor del 70% de presupuesto anual comprometido con: sanidad, educación y servicios sociales, por tanto, el margen que queda para hacer políticas ideológicas es más bien cuasi nulo. Que yo recuerde, hace más de 40 años (1971) que un insigne español, Gonzalo Fernández de la Mora y Mon, catalán de nacimiento y muy ligado a Galicia, escribió y edito su libro El crepúsculo de las Ideologías, libro que levantó una fuerte polvareda por parte de los algunos de los que,  ahora parecen estar convencidos que de aquél intelectual y sin embargo político ejerciente- fue ministro, fundador de un partido y de una revista de cariz político que todavía se está editando de enorme prestigio internacional (Razón Española)- tenía razón. El rechazo a lo que Fernández de la Mora sostenía, por parte de los que estaban al acecho de ejercer la política en la nueva etapa que se avecinaba, era debido a que, temían perder el momio que la política ideologizada les garantizaba y garantizó. Ellos eran los PODEMOS de entonces. Igual que los de ahora, perseguían vivir a cuenta de la ideología y por cuenta de los ciudadanos. También ellos fueron POPULISTOS.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris