Facebook Twitter Google +1     Admin

La renumeración de las peonadas, se decidían en negociaciones verbales

 

 

 

 

Ayer, comentábamos que las peonadas no habían producido el efecto con que se justificaron, reducir el número de pacientes en espera de ser atendidos por el SERGAS. También ayer, me pareció oír que se decía, desde la Consellería, que el Tribunal de Cuentas de Galicia había constatado la existencia de listas ocultas. Yo mismo aludía a una segunda lista- dinámica- donde iban a parar, los pacientes que, llegado el día para su cita, se les anulaba, unas horas antes, y se les dejaba pendientes de una nueva citación ¿…?.

La curiosidad me llevó a sumergirme en los informes del mencionado tribunal, y en éllos hallé una abundante información, que intuía pero que no disponía de soporte que la avalará.

 

La primera cuestión, que yo destaco, hace relación con la información que se publicita a los ciudadanos. El T.de C. de Galicia, en auditoria realizada a un Hospital Comarcal del SERGAS en el 2007, viene a decir que esa información se restringe a determinados tipos de listas de espera- luego hay más de una y de dos- y se excluye datos relativos a procedimientos especiales, pruebas diagnósticas( En los listados correspondientes a Junio ySeptiembre de este año, publicados, ya figuran las listas para pruebas, segregadas por: Radiología, Neurofisiología, Estudios y Endoscopias ) y consultas externas sucesivas .Incluso ,se excluyen, también, las listas para las patologías más relevantes. Así mismo, el tribunal critica las fechas de corte utilizadas, tachándolas de no demasiado representativas.

 

La segunda cuestión, a destacar, tiene relación con la correcta utilización de los fondos públicos- procedentes de los impuesto- destinados a sufragar los gastos del plan para reducir la espera. En este sentido, el tribunal al referirse al gasto- algunos políticos le llamarían inversión- afirma que tan solo obtuvo evidencia del correspondiente al del personal, visualizándose una  enorme disparidad ente el del año 2005 y el del 2006, dándose un incremento que se aproxima al 350% ¿..?, desconfiando el fiscalizador, que el dato aportado para el 2005, sea correcto.

 

La tercera cuestión, destacable, es la de que el SERGAS, había puesto en marcha este plan, cuyo costo es muy relevante, sin normalizar el nivel de la cuantía a satisfacer por honorarios en el desarrollo de este trabajo extraordinario. El Hospital fiscalizado, no tenía ninguna norma interna al respecto, tampoco, por lo que las percepciones de los facultativos intervinentes se decidían en negociaciones verbales a nivel de cada servicio ó, incluso, a nivel personal ¿…?

 

La cuarta cuestión, que destacaré, tiene que ver con la pulcritud de proceso, algo de lo que ya nos habían hablado trabajadores de hospitales y ya dejé dícho con anterioridad. A este trascendente respecto, el tribunal fiscalizador deja claro que de los listados de preceptores- personal intervinente y que cobró  emolumentos extraordinarios- deduce, el tribunal, que en algunos supuestos, se han percibido pagos sin que la actividad que se les corresponde, esté, de forma meridianamente clara, y directa, con el objetivo del plan o programa diseñado para reducir las esperas. Si, lo recogen, dicen que esas retribuciones, en esos casos, fueron irregulares, por qué los perceptores  de las mismas, por ejemplo, efectuaron el trabajo extraordinario, estando de guardia¿…?

Por último, la quinta cuestión, que viene a concluir esta radiografía, está referida  a que la auditoria fiscalizadora del tribunal, recoge también, que a lo largo del año 2006, la actividad extraordinaria desciende con referencia al 2005, sin embargo, crece un 97% las consultas iniciales¿…?. Rematan la faena, afirmando que en alguna especialidad, la actividad llegó a se superior en la jornada extraordinaria que en la ordinaria; es decir, se incrementaba el trabajo extraordinariamente, renumerado y,  decrecía el pagado con el salario ¿…?

 

¿Empiezan a entenderlo vds? . Esta actividad extraordinaria, al menos en este caso, resultó ser extraordinariamente fiel al concepto peonada. No obstante, eso ya es historia, y, aunque debería tirarse de esta manta y depurar las responsabilidades que procedieren, yo, creo que no se hará. Por eso, me solivianta tanto escuchar las cosas que se van diciendo al respecto de este plan para reducir las esperas. Ayer lo decía en mi escrito, hablan sin datos, por que los datos son extraordinariamente esclarecedores de que se estaba instalando, potencialmente, un PER. Los pacientes, eran la disculpa, los millones de euros ,la razón.

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris