Facebook Twitter Google +1     Admin

Breverías desde Foz.....

No ha mucho que me ocupé aquí del alto riesgo que supone para la circulación el elevado % de personas que conducen bajo una fuerte medicación, y a base de productos que modifican, en buena manera, la voluntad del medicado. A principio de este mes, se publicó un estudio-informe realizado  por el Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria, Jordi Gol, vinculado a la Universidad Autónoma de Barcelona que, tuvo mucha difusión en los medios, pero que ahí, parece haber quedado todo. Es evidente que, muchos de los conductores que se dice en las estadísticas oficiales, generadas por la DGT, circulan bajo los efectos de las drogas, esas drogas son medicamentos administrados bajo receta médica y fruto de la hiperprescripción que sufrimos, circunstancia, como ya comenté en otras ocasiones, afecta también de manera grave a la convivencia, y origina algún que otro siniestro con resultado de muerte entre convivientes.  ¿Para cuándo los políticos se decidirán a afrontar este asunto de hiperprespcripción médica? No lo veo a corto plazo, es más fácil culpar a los ciudadanos y asumir que se continúe provocando accidentes de tráfico y muertes “por violencia de género” que eso permite montar chiringuitos para los colegas de partido.

Si a esta circunstancia, añadimos otro informe-estudio más, este elaborado por la Fundación Mapfre y de reciente publicación, donde se asevera que, nada menos que el 60 % de los autos que circulan por España, lo hacen en presencia de fallos que afectan a la seguridad, pues ya lo ven apaguen y vámonos. Salir a la carretera, es tener un % alto de que se te lleven por delante, pero ya sabemos que, la estadística dirá por exceso de velocidad; cierto es, que cada vez este mantra se usa menos, pero es un mantra detrás del que se oculta la verdad, como cada día que pasa está más claro para todos.

El Psicólogo y Psicoterapeuta Luís Muiño, hablando en radio acerca del llamado “mamading” que traducido al español seria “tetas x calimocho”  durante las fiestas de S. Fermín, decía que esos tocamientos  multitudinarios a, a veces, son consentidos por los partícipes, atribuyéndolo, el Sr. Muiño, a “falta de ideologización de los actuantes”. No es la primera vez que le escucho relatar que, algunos de los varios problemas que se están dando en la gente joven, son fruto de una desideologización que ha dejado a estas personas al pié de los caballos de la irracionalidad. Se comportan miméticamente y con tendencia a la transgresión de toda norma establecida, solo así se encuentran realizados, porque consideran a los demás responsables de todo lo que no alcanzan o de lo malo que les sucede, y, en parte es cierto que así es, mucha responsabilidad de la situación es fruto de la indolencia de la clase política, pero probablemente los afectados escogen el camino más sencillo, el de darse satisfacciones a cualquier precio y por cualquier medio como contrapartida a la dificultad para labrarse un porvenir.

Permítanme una somera reflexión acerca de fútbol. Parece ser que el seleccionador nacional,  después del estrepitoso fracaso en el mundial reciente, sigue al frente del fútbol nacional. Ya dije en su día que, Del Bosque había tomado partido por Iker Casillas y su panda cuando hizo la selección. Se cargó a Arbeloa, para garantizar una buena armonía en el vestuario, vino a dejar caer. Parece sin embargo, que esa armonía no existió y si fuertes problemas que afectan a su autoridad, aunque él lo sigue negando. A mí no me extraña en absoluto. Dije hace 4 años que debería prescindir de Pique y Ces, porque escupieron a un federativo durante la borrachera de celebración de aquel mundial. No lo hizo porque no es su estilo. Ahora, pagó las consecuencias. Según se dice, llegaron a insultarle en el vestuario, y alguno de los actuantes, en esta ocasión, estaba entre los que yo solicité deberían ser expulsados. Pero D. Vicente hace como Joe Rígole ¿Recuerdan? el cómico decía “yo sigo”. El salario de seleccionador es una pasta gansa, a lo que hay se sumar la publicidad,  y D. Vicente lo tiene en cuenta. Su rencor hacia los dirigentes del Madrid actual llegó a su cenit con ocasión de la muerte de D. Alfredo. D. Alfredo era un hombre de fuerte carácter, todo lo contrario de D. Vicente, y supongo que en la época activa de ambos, coincidentes en el Madrid, D. Alfredo le insultaría alguna  vez, dada lo sosez y lentitud de D. Vicente como jugador. D. Vicente no tuvo la hombría de bien de acompañar a D. Alfredo en su despedida de este mundo, como hiciera con D. Tito Vilanova al que casi no debería unirle nada más allá de la profesión. En Cataluña dirían que resulta ser un poco pastelero.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris