Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Lo ven? No es necesario salir de Foz, para apreciar la inmundicia en que se ha convertido la política.

La política que se practica es una inmundicia. Dícese que el ex Honorable President de la Generalitat de Catalunya, dispone de un baúl lleno de dossiers elaborados por especialistas durante años, que comprometen la democracia. Es más que posible. Yo siempre tuve claro que la información es poder. Lo experimenté  en mi actividad profesional, no expiando a nadie y si , conociendo directamente ,  con  mis propios medios, las necesidades objetivas de mis clientes lo que me permitía proponerles mejoras, también objetivas, y ajustadas a sus necesidades; y eso, era una forma de ejercer poder. Nos ha asombrado, durante unos meses tan solo,  eso sí, la pandemia de corrupción que estamos padeciendo, pero, estoy muy convencido, de que, lo más gordo, está por salir. Hay sectores donde se mueven miles de millones de euros, donde no ha salido un solo caso a la luz pública, y sin embargo, hay una fuerte corrupción y de las más graves, que se puede desprender de determinados informes oficiales. Informes, que son entregados a Parlamentos, y por tanto, deberían ser del conocimiento de los parlamentarios. También de quienes administran, pero cuando el dinero abunda para ser usado en lo que sea menester, la omertá funciona.

La zona mediterránea, es por donde primero comienzan  a notarse las crisis económicas en España. Una de las razones que se esgrime para justificarlo, es la de que son muy emprendedores. En este asunto de la corrupción también deja  al descubierto que afecta de una manera especial a la susodicha zona. Por eso, nada me extraña lo del ex Honorable, más aún, cuando aquel oasis ¿Recuerdan como nos lo restregaban por los hocicos? es un lugar muy especialmente afectado por algunos de esos sectores que antes aludí.

Pero para conocer de la inmundicia de la política no hace falta irse a Catalunya ni fuera de nuestra proximidad. La inmundicia comienza, o llega hasta, en nuestros municipios. En un lugar tan acotado como es un municipio, se puede observar como no prima :la racionalidad, la coherencia, la búsqueda del bien común, la procura de mejorar la convivencia y la calidad de vida de las personas que viven en una demarcación geopolítica tan concreta como son la inmensa mayoría de los más de 8.000 municipios de España

Hace unas pocas horas que, un portavoz  en la Corporación Municipal de Foz dejó su cargo y su acta de concejal. Había ocupado ese cargo por ser el segundo de la lista de su partido en las últimas  municipales. El cabeza de lista, y aspirante a alcalde, hizo lo propio al poco de conocerse los resultados de su lista ¿Por qué? En el segundo caso, para facilitar el conchaveo post elecciones y buscar coaliciones que permitieran gobernar a quienes no habían ganado las elecciones. A pesar de aquella renuncia, el conchaveo no dio resultados positivos para quienes lo planteaban, pero, el segundo de la lista, accedió a ocupar el primer puesto,  y por tanto, la portavocia. Ahora, unos meses más tarde, tan solo, debió adelantar algo que preveía, dejar la primera línea. La razón, además de la oficial, hay que buscarla en  la inmundicia de la política. Si eres portavoz y el primer responsable dentro de una Corporación Municipal, deberías poder actuar con libertad para practicar la metodología política que te dicta tu interpretación democrática , de cuál es el papel que debe jugar, tu formación política,  en el desarrollo de la vida políticoeconomicosocial  de tu pueblo, eso sí, sin menos cabo de oír las apreciaciones de tus conmilitones integrados en los órganos de cada partido. Este no era el caso, aprecio yo y escuché de algunos otros ciudadanos. Pero claro, no es este, caso singular de esta formación política. Eso es lo que es habitual. El Partido decide como ha de comportarse aquel a quien yo he votado. Yo no voté a un partido. Yo voté a un ciudadano que para poder presentarse tiene que estar encuadrado en un partido. Yo, y alguno más, al votar, nos fiamos de la persona, si es que nos fiamos de algo o alguien, en este campo. La persona, una vez encuadrada en el partido, es un número, es una herramienta que el partido, a través de sus teócratas, utilizará, y utiliza, para negar el pan y la sal , a quien tenga la obligación de administrar los bienes comunes de los ciudadanos de un Municipio,  importándoles un carajo el bien común. ¿Lo ven?  No es necesario salir de Foz, para apreciar la inmundicia en que se ha convertido la política. INMUNDICIA: 2ª acepción de la RAE. Quizá este adelanto de “jubilación” prematura, no sea muy ajena a la próxima decisión municipal sobre el PXOM, donde el cesante, mantenía una postura política decente y confrontada con algunos de los que le van a heredar. Si me equivoco, pediré disculpas.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris