Facebook Twitter Google +1     Admin

La quema de montes, analizada desde Foz.......

Algo hemos evolucionado, poco, sí, pero algo. Ya son mayoría quienes sostienen que los incendios son ataques, y que, éstos, son  terroristas. ¡! Menos da una piedra!! Que dice el refrán. Ahora, el siguiente paso es, asumir quienes son, presuntamente, los terroristas, para llegar al tercer estadío, donde se ponga blanco sobre negro. Existe muchísimo cuidado por parte de los que tienen responsabilidades de gobierno de dar pasos decididos. Van, pasito a pasito, como Chiquito de la calzada. Pero si se está atento, hay mensajes con una cierta claridad. Hace pocos días, en el debate de la autonomía, al Presidente de la Comunidad se le inquirió acerca de si él condenaba el supuesto acoso percibido por personal de Podemos/ Mareas en Zaragoza. El presidente contestó que sí, que el condenaba ese tipo de actos vinieran de donde vinieran. ¿Qué quiso decir con vinieran de donde vinieran? A mi modo de ver es claro; detrás de de esas acciones habría alguna organización política/social. Y, añadió, también me gustaría que se condenasen acciones provinentes de Resistencia Gallega, entendí yo, cuando se produjeron, y produjeran,  aquí en Galicia. ¿Recuerdan? Esos ataques perpetrados por hordas que yo denominé aquí, “Os rapaces da pólvora”  emulando al padre Arzallus que denominaba a los integrantes de la Kale borroka  ¡! Esos chicos de la gasolina!!

Dicho todo lo cual, este ataque, como definen los medios de comunicación, a Galicia en estas fechas, INDISPENSABLEMENTE, tiene que corresponderse con acciones de uno o varios grupos estructurados e interrelacionados entre sí. Esto no es fruto de algún brigadista, que también, que pretenda prolongar su contrata o reciba el encargo de algún hijo de su madre. No. Generar un cordón de fuego alrededor de urbes superpobladas como Vigo y sus alrededores, con puntos de ignición sucesivos, no es trabajo de terroristas aislados, es acción de grupos organizados y, a los que se les promete protección por parte de los autores intelectuales, como ahora se denomina a los criminales. Prender fuego en cuatro o cinco parques naturales de Galicia en la misma semana, no busca, solo, quemar vegetación; busca involución política. Hacer todo esto cuando en Catalunya otros grupos organizados y promovidos desde la política oficial pretenden derribar el  Sistema Político vigente, no es casualidad. En Galicia, una “revolución” a la catalana o la “vasca” en la actualidad es impensable, aunque haya mucho más fermento de lo que se creen, o dicen, las autoridades competentes,  en sectores claves de funcionarios y empleados públicos. Pero caben otros métodos, como la agitación, en aquellos sectores que acabamos de mentar, también, en la desestabilización  a través de poner a arder Galicia, todo lo cual genera mucha inquina hacia el poder establecido, que es el objetivo.

La impunidad con que se han movido “ Os rapaces da pólvora” durante estos años transcurridos, hace suponer que, presuntamente, alguien/es les protege. Venir a declarar, algunos presuntos incendiarios, asistidos de una corte de testigos, que como decía esta mañana Feijoo, levantan claras sospechas de falsos- tradicionales en Galicia- es síntoma de presunta protección. Recordemos que ciertos personajes con empleo público, tradicionalmente, les disculpaban, cuando menos, lo mismito que hacía el padre Arzallus con sus chicos de la gasolina. Si no hay otra vía que la de declarar estas acciones como terrorismo, para aliviarse del proteccionismo (garantía) legal y del otro, búsquese esa salida a través de las modificaciones de la Ley pertinente, pero, si solo hacemos minutos de silencio, llegará el momento en que, la solución, será cruenta.

Por otro lado, las autoridades deben repensar  si las normas establecidas para salvaguardar las viviendas del potencial fuego forestal son las adecuadas. Mi opinión es que no, pero además, no se hace respetar lo legislado. ¿Razón? Además de la desidia dominante, el voto es la causa fundamental. No hace muchos días, un cargo del PSOE y yo mismo, dialogábamos sobre este particular; el preservar o necesitar incrementar el voto, obliga a los dedicados a la política a transigir, e incluso prevaricar, con los aprovechados e con los incívicos. Una muestra de la que en este diálogo partíamos, es la limpieza de taludes de fincas, que lindan con las vías públicas,  por parte de los Concellos. El talud es propiedad privada, sin embargo, el Concello los limpia periódicamente; eso sí, dejando la maleza cortada sobre las cunetas y arcenes, que eso si, son propiedad de la vía y por extensión del Concello o Diputación¿ Por qué lo hacen? Simplemente por ganarse el favor del votante. Consecuentemente, mucho antes de hacer cumplir la Ley de Montes, 7/2012 de 28 de junio, de Montes de Galicia, Art. 67 y 68, anexos I y II, practican el servilismo en busca del favor político. Entonces, el minuto de silencio no deja de ser fariseoismo. ¡!El muerto al hoyo y el vivo al voto!!

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris