Facebook Twitter Google +1     Admin

Foz debería aprovechar esta oportunidad para crear el fermento de la Ciudad de la Costa

  Ya tenemos el PXOM de Foz en exposición pública nuevamente. Lo tenemos, porque algún requisito, que parece debió ser previo, se “había olvidado” - ¿ISA? - además  del acuerdo con los grupos de trabajo de aperturar este segundo periodo, una vez tenidas en cuenta las alegaciones de estos grupos. Oí al alcalde explicarse en la radio, y, tengo para mi, que no se está haciendo según yo tenía interpretado. Entendí yo al alcalde, en su explicación, que era ahora cuando los grupos de trabajo podrían hacer sus alegaciones( ya presentadas hace meses) cuando de lo que se trataba, era de que esas alegaciones fueran recogidas antes, de esta exposición, para que toda la ciudadanía tuviera ocasión de alegar, individualmente, sobre lo actuado a consecuencia del trabajo de los grupos. Con ello, parecía que se cerraba el círculo.

 

En todo caso, en los próximos días saldremos de dudas al respecto. Mi reflexión hoy, va por otros derroteros.

 

Si analizamos las empresas que está “tirando” de la productividad de la Mariña, y por extensión, de su desarrollo, nos encontramos con tres muy destacables: Alcoa, la pesca y el Hospital con sus más de 500 empleados.

 

Foz, 50 años atrás, era el puerto pesquero más descollante de la Mariña, creo yo. Además, pudo haber sído el punto de ubicación del Hospital, ubicado en una villa, creo que entonces parroquia del municipio  de Cervo, donde el territorio para expandirse es prácticamente nulo, viniendo el Hospital a ocupar la mejor de las zonas de expansión urbana. Nada decimos de Alcoa, porque hubiera sído ilógico, ubicarla en una zona de playas, como es Foz, y quizá, por qué sus alrededores costeros, no reúnen condiciones para un puerto como el que Alcoa necesitaba. No estoy queriendo decir, que esas empresas no deban estar donde están. Los municipios que las albergan, tienen tanto derecho a hacerlo como Foz.

 

Ahora, con el PXOM, Foz tiene una nueva oportunidad de aprovechar sus inmejorables condiciones geográficas/estratégicas, para capitalizar una de las escasísimas oportunidades que le quedan, a otros 50 años vista. Para ello, con el PXOM como herramienta, debería sentar las bases para convertirse en el epicentro de la Ciudad de la Costa, que para mi entender, deberían constituir los municipios costeros. Su equidistancia entre todos los otros municipios, su costa cargada de hermosas playas, el disponer del Hospital a 5 minutos de coche lo mismo que la autovía del Cantábrico, artería que será la futura columna vertebral de toda esta zona, la importante y variada existencia de terreno fácil de urbanizar por estar exento de accidentes geográficos, la posibilidad de disponer de agua abundante, tanto partiendo del Masma como del Ouro, el ferrocarril, una montaña próxima a la costa que le da contraste y vale de válvula de descongestión urbanística, son sus irrefutables armas par optar a ello.

 

Lo actuado estos últimos años, que fueron los del crecimiento de España y también de Foz y toda la costa, camina en sentido contrario, a mi entender. Estamos abigarrando la villa, llenándola de apartamentos, que si bien serán adecuados para veraneo y/o vivienda de jubilados- por su reducido tamaño- no pueden llegar a constituir un polo atrayente de residentes de nivel económico medio-alto, que deberían ser el fermento de la Ciudad de la Costa. Algunos de las empresas que he citado, necesitan, sus profesionales, de un entorno  socio-cultural adecuado donde ubicarse con sus familias. Mientras que este entorno no exista, la captación de profesionales de nivel será una utopía. Y, este entorno no pasa por gastar millones y millones en paseos marítimos o senderos, por ejemplo, que parece ser la obsesión de nuestros dirigentes políticos locales, pasa por promover la generación de núcleos de población con un standing, objetivo, mínimo.

 

Cuando se viaja fuera, de la zona o de España, se pueden vislumbrar las dos tendencias. Existen ciudades que son un tormento para sus habitantes, y otras, que les facilitan la cotidianidad. En esta segundas, se aprecia un mayor nivel de vida y también socio/cultural, como consecuencia. Incluso, en la misma ciudad, frecuentemente, se puede observar las dos tendencias citadas.

 

Es por eso, que hacemos esta reflexión, cuyo tema, a mi juicio, debería estar siendo objeto de debate público y político, antes de decidirse al respecto del PXOM. Sin embargo, aún reconociendo un mínimo contacto con el problema, consecuentemente escaso conocimiento al respecto, da la impresión que el interés más generalizado es el individual . Prima sobre manera, lo que yo pueda hacer en mi parcela sobre todo lo demás. No he escuchado comentario, ni crítica, ni debate, acerca de una mejor a peor habitabilidad comunal, de una mejor o peor distribución de los espacios comunes, de la asignación de servicios,  de la carestía de zonas ajardinadas y recreativas al pié de los edificios ctc ctc. Escucho, eso sí, a mi solo me quieren dejar hacer un bajo y tres alturas.

 

Todos estamos cifrando nuestro futuro en la construcción. Todos consideramos que eso nos resolverá el futuro. Parece que, no somos conscientes, de que si no programamos y diseñamos un futuro colectivo, el individual será efímero. No quiero yo decir que cada uno de nosotros no tengamos derecho a mirarnos al ombligo, pero si digo, que los que están en política, gobierno municipal y oposición, tienen la obligación de ver esto y sobreponer los intereses comunes; eso sí, los de todos, incluidos los constructores y/o cualquier otro lobby.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris