Facebook Twitter Google +1     Admin

El día 4 de febrero de 1569, o sea, hace cuatrocientos cuarenta y un años, se celebró el primer día del árbol en el mundo, y fué en Mondoñedo

Estos días atrás, se celebró en distintos lugares de nuestro alrededor, la “fiesta del árbol”. Acerca de este evento, se nos suscitan, al menos, un par de reflexiones que quiero compartir con vds.

 

Primera, la preocupación por el medio ambiente, no es una situación “nueva” originada por la sensibilidad de los actuales políticos-ecologistas hacia el biotopo. Salvadas las excepciones pertinentes, éstos, los políticos-ecologistas, son especimenes nuevos que están arraigando, comúnmente procedentes de facciones políticas radicales, en busca de una nueva vía donde colocarse, después de no obtener el éxito político que pretendían.

 

Segunda, también con este caso, se deja claro, que no se ha de fiar uno de cualquier afirmación producida por: estudiosos, especialistas, entendidos, etc. etc. Es aconsejable, cada vez más, buscar todas las fuentes al alcance, que con Internet son muchas aunque con una fuerte diversidad de fiabilidad.

 

Me centraré en la segunda reflexión, pues al hacerlo, queda claro y “razonado” lo pertinente a la primera.

 

Hemos leído estos días, como a  distintos lugares del mundo se les atribuye el origen de ser los pioneros en la celebración de la fiesta del árbol. Unos más que otros, lo han hecho con parafernalia significativa. A mi me llama la atención la ligereza con que personas, teóricamente instruidas, se pronuncian sin una documentación elemental. Eso que yo tanto critico en los políticos y politiquillos, le dan al bla, bla, bla, sin recato alguno. En algunos casos sin vergüenza alguna.

 

Curiosamente, parece ser, que el primer lugar del Mundo, que haya constancia, donde se celebró lo que se podría llamar día del árbol- una clara exaltación del mismo- fue aquí cerca, aquí mismo, en la Mariña Central y en la Ciudad de Mondoñedo. La iniciativa se le atribuye al Regidor de esa Ciudad, que lo era entonces, D. Luís Luaces, quién en el año 1565 ó, 1594,  hay dos versiones, promovió “una plantada colectiva”-involucrando a todo el  pueblo- de árboles en lo que hoy se conoce como la alameda de los remedios en Mondoñedo, y, dedicada, todavía, a una arboleda.

 

Recogeré, seguidamente, algunos testimonios al respecto:

 

-Los plantadores de árboles

 

- Cubanos ,de origen canario, hablando de ello

 

- Otra información, donde se le reconoce a Mondoñedo la primacía

 

-Un “experto desconocedor” de la realidad

 

-Verdes que “están muy verdes en conocimientos”

 

- Como buenos catalanes “ si pero no” ; primero se la atribuyen y obtienen el titular aunque luego le reconocen a Extremadura la primacía

 

-Un Presidente que celebra la fiesta y unos “escribidores”  que se atribuyen lo que no les corresponde

-Wikipedia le reconoce a Mondoñedo, ser donde se celebró el primer día del árbol en Europa

 

Otras informaciones al respecto:

 

El primer Cronista oficial de Mondoñedo, D. Eduardo Lence Santar y Guitián, en un folleto titulado “Mondoñedo y el arbolado en el siglo XVI.” publicado en 1954 en Artes Gráficas A. Santiago de Vivero, afirma que esa fiesta fue celebrada antes del año 1594 y hace un estudio muy completo de la gran preocupación que desde bien remotos tiempos tuvo el Concejo de Mondoñedo por el árbol; sosteniendo que ésa es la primera Fiesta del Árbol de que hay noticia en España.

 

El historiador Francisco Mayán Fernández, llevando a cabo una investigación completa  en el Archivo Municipal de Mondoñedo de toda la época en que Luís  Luaces fue Regidor de la ciudad, halló, en el Libro de Consistorios de 1566- 1573, un acuerdo de 24 de enero de 1569 que trascripto paleográficamente dice:

"que los vecinos desta cibdad traigan para en otro día de san blas a el Campo de nuestra senora de los rremedios y planten en el cada vno tres árboles diferentes e que sean de dar fruta so pena que el que faltare de las traer y plantar pague por cada árbol medio rreal para que a su costa se puedan traer e plantar"; deduciendo pues, que la plantación a que se refiere el Padre Mújica fue exactamente, el día 4 de febrero de 1569, o sea hace cuatrocientos cuarenta y un años.

 

 

Bueno, criticamos a estos personajes referidos, porque nos “hurtan” el honor de ser los primeros protectores de la foresta, cuando realmente, nuestros políticos no son capaces de “enterarse” de ese privilegio mediático. Se montan “saraos” para conmemorar nimiedades, y esto, que en términos de rentabilidad mediática es importante, no se le hace ni caso.

 

Mucho  más grave es lo que acontece con los Adegas y Greenpeaces, Asociaciones de ecologistas de salón, que obviando este hecho  dejan claro que su ecologismo se “centra” en lo suyo, precisamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris