Facebook Twitter Google +1     Admin

¡ Era un gran negocio esto de hormonar las vacas!. Decían, algunos, que el producto lo recibían de Irlanda y de Méjico, pero yo estoy convencido que se “fabricaba” mucho más cerca......

¡! Ay Dº Rosa, Dº Rosa!!. Ya no soy yo solo quien le ve como alguien que, sin que yo sepa el por qué,  no digiere sin Carbonato Ácido de Sodio, más conocido como bi-carbonato la realidad de Galicia. Ahora, son sus propios representantes en Las Galicias, quienes le dicen ¡basta! . Basta de chulearles, parece ; y quiero pensar que dirán, también, ¡!! Basta de tomar a Galicia por el pito del sereno!!!. Está vd , Dª Rosa,  predestinada a dar muchas tardes de Gloria a los escribidores. Lo iremos viendo. De momento, celebro que estos gallegos le hayan dado un corte de mangas en toda regla. Se lo ha ganado a pulso. Y, Dª Rosa. Cada vez son más los que dicen que vd tiene comportamientos poco compadecientes con la democracia interna; con esta, cuando menos, pues yo entiendo que difícilmente se puede comportar democráticamente, cara a fuera, cuando no lo hace para adentro de su estructura. Cada vez parece acercarse más  a la realidad, eso que dicen sus víctimas de partido, su compostura pública es una pose interesada.

Saltó a la prensa estos días, una redada practicada por la autoridad competente, que implica a más de cien individuos en la aplicación de drogas a las vacas lecheras para obtener una mayor producción de leche, aunque esta práctica, acorta la vida reproductiva, y por tanto productiva en términos absolutos, del animal, aunque parece, que para eso también tenían solución, que pasaba por contaminarlas de una determinada enfermedad, sacrificarlas y cobrar del dinero de nadie- el de vd y el mio- , el público, su importe. Los lectores de este Blog saben que en varias ocasiones yo me hice eco de esto aquí. Un veterano sindicalista gallego dice que a esta práctica se vieron abocados los ganaderos, unos pocos, por “los costos de producción” ¡Xa!.  Este sindicalista conoce, desde finales del siglo pasado, por lo menos, que eso era una práctica bastante habitual. Que se conseguía un incremento de aproximadamente el 10% en la producción a condición de inyectar una conocida hormona  en  cada ordeño, directamente en las ubres de los resignados animales. Lo conoce, porque yo conozco a quién se lo dijo, a todos los representantes sindicales del agro gallego, en una reunión celebrada en la sede de Santiago, de Xóvenes Agricultores, como preámbulo de una visita al Director General de Ganaderia Sr. Salgado. A esta vieja práctica se afanaban, ya entonces, diversos personajes relacionados con la ganadería desde varias vertientes, faena que les reportó, importantes cantidades de dinero. ¡ Era un gran negocio esto de hormonar las vacas!. Decían, algunos, que el producto lo recibían de Irlanda y de Méjico, pero yo estoy convencido que se “fabricaba” mucho más cerca, puesto que la hormona utilizada es muy común y de uso en farmacia veterinaria y humana. Estos sindicalistas tienen mucha dificultad para expresar la verdad.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris